Cantos

 

Cuaresma

 

El señor es mi fuerza

El Señor es mi fuerza, mi roca y salvación. (bis)

Tú me guías por sendas de justicia, me enseñas la verdad.

Tú me das el poder para la lucha, sin miedo avanzaré.

Iluminas a las sombras de mi vida, al mundo das la luz.

Aunque pase por valles de tiniebla, yo nunca temeré.

 

 

Luz en mi

Luz en mi será esta tu palabra Señor

y nos guiará con sabiduría y verdad.

 

 

Por mí, por ti

Toda tu carne herida por mí,

toda tu sed clamando por mí.

Naceré de nuevo con tu sangre, Señor,

¡libre para siempre por tu Amor!

Toda mi vida sólo por Ti,

cada locura sólo por Ti.

Arderé en la Gloria de tu Cruz, mi Señor,

¡libre para siempre por tu Amor!

 

 

Santo Haendel

Saaanto, Saaanto,      

Santo es el Señor Dios del Universo.   

Llenos están el cielo y la tierra     

de Su gloria. Hosanna.

Hosanna, hosanna, hosanna en el cielo. (BIS)

Bendito el que viene en nombre del Señor,

hosanna en el cielo, hosanna.

 

 

Agnus Dei

Agnus Dei, qui tollis peccata mundi

Miserere nobis, Miserere nobis (BIS).

Agnus Dei, qui tollis peccata mundi

Dona nobis pacem, dona nobis pacem.

 

 

El Milagro

Aún no puedo asimilar lo que me ha sucedido,

el milagro más glorioso que yo he vivido,

que después de malgastar lo que no era mío

no he tenido que pagar;

traicioné a Aquel que me perdonó la vida,

humillé al que curó toda mi herida,

y en mi huida coseché lo que merecía,

y desvanecido en mi dolor

en algún momento Él me encontró.

Y he despertado en el redil no sé cómo,

entre algodones y cuidados del pastor

y antes de poder hablar de mi pasado,

me atraviesan sus palabras y su voz:

que se alegra tanto de que haya vuelto a casa,

que no piense, que descanse, que no pasa nada.

Y dormido en su regazo lo he sabido:

tengo vida, tengo dueño y soy querido.

 

He aprendido la lección del amor divino,

que me transformó, cruzándose en mi camino,

y que dio a mi vida entera otro sentido,

otra meta y otro fin.

Yo no sé lo que traerá para mi el mañana,

pero sé que nunca se apagará su llama;

salga el sol por donde quiera, Él me ama,

sé lo que es la gracia y el perdón,

su misericordia es mi canción …

Y he despertado en el redil no sé cómo…

 

 

Reina de la paz

Reina de la Paz,

Reina de la Paz,

tengo el corazón herido:

te lo traigo a ti,

te lo entrego a ti,

que has sufrido por tu Hijo.

Madre Virginal te imploro,

haz que vuelva a ti mis ojos,

Reina de la Paz te pido

da esperanza a mi dolor.

Madre del Amor,

Madre del Amor,

la mentira me destruye.

Quiero estar aquì,

vela junto a mí,

necesito tu consuelo:

solo junto a ti respiro,

ya se vuelve azul el cielo.

Madre del Amor te pido

da esperanza a mi dolor.

Reina de la Luz,

Reina de la Luz,

fuente viva de esperanza.

Dulce claridad,

Madre de piedad,

nuestro pueblo en ti confía.

Blanca antorcha que nos guía

e ilumina nuestras vidas,

Reina de la Luz te canto,

Paz de quien confía en ti,

Paz de quien confìa en ti.