Cantos

CANTOS NOVIEMBRE

Entrada: Abba padre

Ante ti venimos pues tú nos has llamado,

y nos atrae tu voz.

Como un solo pueblo danzando en tu presencia

te damos el honor.

Sobre nosotros descienda el poder

de tu Espíritu que nos hará clamar:

Abbá, Padre. Abbá, Padre.

Hoy tus hijos cantamos,

tu amor celebramos

clamando con una voz. (BIS)

Abbá Padre (BIS).

 

Aleluya

Aleluyaa, Aleluyaa, Aleluyaa, Alelu-uyaa (BIS)

 

Ofertorio: qué te puedo dar

Qué te puedo dar, que no me hayas dado Tú.

Qué te puedo decir, que no me hayas dicho Tú.

Qué puedo hacer por Ti si yo no puedo hacer nada,

si yo no puedo hacer nada si no es por Ti, Señor.

Todo lo que sé, todo lo que soy,

todo lo que tengo es tuyo (BIS)

 

Santo zaireño

Santo, oh, Santo, hosa-a-nna (BIS)

Hosanna hey, hosanna hey,

hosanna a Cristo Jesús.

Los cielos y la tierra están llenos

de tu gloria Señor.(BIS)   

Hosanna hey, hosanna hey

hosanna a Cristo Jesús.

Bendito el que viene en el nombre,

en el nombre tuyo Señor (BIS)

Hosanna hey, hosanna hey,

hosanna a Cristo Jesús. (BIS)

 

Santo

Santo, Santo, Santo

los cielos te proclaman

Santo, Santo, Santo

es nuestro rey Yahveh

Santo, Santo, Santo

es el que nos redime

porque mi Dios es santo

la tierra llena de su gloria es

porque mi Dios es santo

la tierra llena de su gloria es.

Cielo y tierra pasarán

mas tu palabras no pasarán

cielo y tierra pasarán

mas tu palabras no pasarán

no, no, no, no, no pasarán

no, no, no, no, no pasarán.

Bendito es el que viene

en nombre del Señor

dad gloria Jesucristo el hijo de David

Hosanna en las alturas a nuestro Salvador

bendito el que viene en el nombre del Señor

bendito el que viene en el nombre del Señor.

Cielo y tierra pasarán…

 

Cordero de Dios

Cordero de Dios,

que quitas el pecado del mundo,

ten piedad de nosotros. (BIS)

Cordero de Dios,

que quitas el pecado del mundo,

danos la paz, danos la paz.

 

El Milagro

Aún no puedo asimilar lo que me ha sucedido,

el milagro más glorioso que yo he vivido,

que después de malgastar lo que no era mío

no he tenido que pagar;

traicioné a Aquel que me perdonó la vida,

humillé al que curó toda mi herida,

y en mi huida coseché lo que merecía,

y desvanecido en mi dolor

en algún momento Él me encontró.

Y he despertado en el redil no sé cómo,

entre algodones y cuidados del pastor

y antes de poder hablar de mi pasado,

me atraviesan sus palabras y su voz:

que se alegra tanto de que haya vuelto a casa,

que no piense, que descanse, que no pasa nada.

Y dormido en su regazo lo he sabido:

tengo vida, tengo dueño y soy querido.

He aprendido la lección del amor divino,

que me transformó, cruzándose en mi camino,

y que dio a mi vida entera otro sentido,

otra meta y otro fin.

Yo no sé lo que traerá para mi el mañana,

pero sé que nunca se apagará su llama;

salga el sol por donde quiera, Él me ama,

sé lo que es la gracia y el perdón,

su misericordia es mi canción …

Y he despertado en el redil no sé cómo…

 

Majestad

Majestad, adora a su Majestad.

A Jesús sea honra, gloria y poder.

Majestad, Reino y autoridad,

luz y esplendor, manda a su pueblo.

A Él cantad.

¡Aclamad y proclamad el nombre de Cristo!

iMagnificad, glorificad a Cristo, el Rey!

Majestad, adora a su Majestad.

i Cristo murió, resucitó y de reyes es Rey!

María mírame

María mírame, María mírame,

si tú me miras, Él también me mirará.

Madre mía mírame, de la mano llévame

muy cerca de Él que ahí me quiero quedar.

María cúbreme con tu manto,

que tengo miedo, no sé rezar,

que por tus ojos misericordiosos

tendré la fuerza, tendré la paz.

Madre, consuélame de mis penas,

es que no quiero ofenderte más

que por tus ojos misericordiosos

quiero ir al cielo y verlos ya.

María mírame, María mírame…