Inicio

16 de septiembre del 2018

XXIV DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO (Ciclo B)

“Tú eres el Mesías

 

 

DESDE LA ATALAYA de la Virgen del Carmen

Hacía ya casi 10 años que no venía a la procesión de la Virgen, patrona de Navalcarnero. El viaje de bachillerato a Roma, proyectado siempre para los primeros días de septiembre me lo impedía. Mi familia es la que porta el palo guía de la carroza del siglo XVII. Desde hace trescientos años de padres a hijos las tres personas que empujan desde dentro, los tiradores laterales, los cuatro faroles esquineros y el palo-guía se han trasmitido esta responsabilidad familiar. Este año he podido participar acompañando a mi hermano mayor José Joaquín que por un cáncer de médula no podía “tirar de la Virgen”. También han venido otros hermanos, sobrinos, sobrinos nietos, incluso mi madre. He visto a algunos de los hijos que ya habían sustituido a sus padres en esta tarea. Y me ha venido a la cabeza la Hermana Cristina (APCS). La preciosa celebración de sus bodas de oro en la Catedral de Palencia el pasado 25 de agosto -junto a 3 hermanas más y 7 que hacían bodas de plata-,  la misa que celebramos ayer 14 de septiembre -Exaltación de la Santa Cruz- en el colegio y la misa de acción de gracias a Dios de hoy por sus 50 años. Me doy cuenta cómo estas grandes tradiciones están vivas gracias a pequeños “síes”, como el de Hermana Cristina. Desde hace 2.000 años Jesús sigue preguntando a los cristianos ¿Quién decís que soy yo? Con nuestros hechos -no con nuestros discursos- afirmamos “Tú eres el Mesías” que tenía que venir al mundo. La larga vida consagrada de Hermana Cristina confiesa “Tú eres el Mesías” por sus cuatro costados. Mantiene encarnada en personas fieles la presencia del Mesías en el siglo XXI. Su amor discreto al sacerdocio, al cuidado de la liturgia, a la catequesis, a las necesidades de la Parroquia, a la vida cristiana -en definitiva- confiesan delante de todos que Cristo sigue vivo, que quien pierda su vida por Mí y por la Buena Noticia, la gana. Una vida cumplida, una vida entregada, fecunda, vivida, plena, con su carácter y personalidad peculiar, que hoy brilla para todos con la luz de Dios. Que nuestros hechos, nuestra vida toda, confiesen al mundo que no calculamos ni pensamos como los hombres, sino como Dios. En comunión, vuestro párroco.

 

 

 

SAN MATEO, apóstol y evangelista : viernes 21 de septiembre

    San Mateo es el séptimo de los apóstoles escogidos por Jesús. Le habían precedido Andrés y Pedro, Juan y Santiago, Felipe y Bartolomé, simples pescadores. Mateo era publicano, del gremio odioso y despreciable de los que cobraban impuestos a favor del extranjero opresor. La mirada el Maestro había fascinado a Jesús y en adelante ya no recogerá dinero, sino palabras de vida y tesoros de verdad. Deja para siempre toda su vida pasada y cambia el nombre de Leví por Mateo, don de Dios.

Toda su atención será ahora ser un verdadero discípulo del Maestro, escuchar atentamente sus palabras y rumiarlas para recordarlas. Luego las recogerá minuciosamente en un libro, en el que sólo le interesará la persona de Jesús. Por eso Mateo, además de apóstol, es evangelista. El recaudador de impuestos supo recoger con cariño y precisión las palabras de Jesús. Antes de alejarse, como los demás apóstoles, a predicar el Evangelio, quiso dejarnos escrito lo que él había visto y oído al Maestro.

Escribiría su Evangelio unos quince años después de la muerte de Jesús. Como Marcos y Lucas, reproduce en su Evangelio la enseñanza apostólica que durante tres lustros han predicado los apóstoles acerca de Jesús.

San Mateo se trasladó a Etiopía a predicar el Evangelio. Realizó muchos milagros y se convirtieron al cristianismo la familia real, la corte y el pueblo. Probablemente predicó también en Persia. Según una tradición muy antigua, murió martirizado un 21 de septiembre. Su cuerpo fue trasladado a Salerno por orden del Gregorio VII.

“Cuando el Señor pasó junto al evangelista se detuvo, no pasó de largo precipitadamente, lo miró sin prisa, lo miró con paz. Lo miró con ojos de misericordia; lo miró como nadie lo había mirado antes. Y esa mirada abrió su corazón, lo hizo libre, lo sanó, le dio una esperanza, una nueva vida”.

“Aunque no nos atrevemos a levantar los ojos al Señor, Él siempre nos mira primero. Es nuestra historia personal; al igual que muchos otros, cada uno de nosotros puede decir: yo también soy un pecador en el que Jesús puso su mirada”.

“Dejémonos mirar por el Señor en la oración, en la Eucaristía, en la Confesión, en nuestros hermanos, especialmente en aquellos que se sienten dejados, más solos. Y aprendamos a mirar como Él nos mira”. Compartamos su ternura y su misericordia con los enfermos, los presos, los ancianos o las familias en dificultad. Una y otra vez somos llamados a aprender de Jesús que mira siempre lo más auténtico que vive en cada persona, que es precisamente la imagen de su Padre”   Papa Francisco

 

 

 

OTRAS NOTICIAS DE INTERÉS (Youcat para niños)

Los chicos de todo el mundo cuentan desde este verano con un divertido compañero para aprender sobre todo lo que vivimos y creemos los católicos. Se llama Youcat para niños, y el Papa recomienda que padres e hijos lo lean juntos. Youcat para niños «está totalmente adaptado para que los niños y sus padres pasen tiempo juntos con él y vayan descubriendo, cada vez más, el amor de Dios»

Un grupo de teólogos alemanes y austriacos se ha pasado casi cinco años resumiendo todo el    Catecismo –¡casi mil páginas!– en 159 preguntas con respuestas sencillas, y que van acompañadas de ilustraciones, citas de la Biblia, anécdotas y frases de famosos. (Alfa y Omega)