Inicio

14 de julio del 2019
XV Domingo del Tiempo Ordinario (Ciclo C)

«Anda y haz tú lo mismo«

 

DESDE LA ATALAYA de la Virgen del Carmen

Por primera vez vamos a celebrar este año la Fiesta de la Parroquia dentro de las fiestas de la Colonia en honor a la Virgen del Carmen. También por primera vez, la causa benéfica de la Fiesta no va a ser la Residencia de Ancianos, sino para la Casa de las Hermanas Auxiliares Parroquiales de Cristo Sacerdote en Torrelodones. El pueblo de Dios, la comunidad cristiana no puede realizar un evento si no es por una causa. Cuántos jóvenes hoy se van de fiesta sin saber qué celebran. Aunque hayan «triunfado» esa noche, vuelven tristes a sus casas, vacíos, porque no saben qué celebran. Si celebramos la Fiesta de la Parroquia, la Fiesta del Carmen, no puede ser meramente por mantener una tradición. ¿Qué tenemos que celebrar? ¿Podemos poner algo nuevo en medio de las Fiestas del Carmen? ¿En qué se diferencian nuestras fiestas de cualquier otra fiesta? Si no se nota esta diferencia, si no es por esta diferencia, no merecería la pena preparar todo lo que movemos, ni proponer nuestra Fiesta, en medio del Parque de la Casa Rosa, para todos nuestros vecinos. Tenemos algo muy grande que celebrar. Una gran esperanza real para nosotros, para Torrelodones y para el mundo. Esta esperanza no se manifiesta solo en que celebremos la misa, en nuestros rezos o gestos religiosos devotos. Tampoco porque nuestra causa sea benéfica. Ante todo se manifiesta, en el modo como afrontamos la vida. También comiendo y bebiendo, cantando y bailando, charlando y compartiendo con los amigos y vecinos. En esa vida de todos, se nota si hay algo distinto. Si ahí no se manifiesta una diferencia, respecto a todos los demás chiringuitos, seremos uno más -el nuestro religioso, pero en el fondo uno más- en medio de las Fiestas de la Colonia. Algo nos ha sucedido, nos hemos encontrado con Alguien, que hace de todos nuestros gestos, nuestras iniciativas, aparentemente como las de los demás, signo de Él. Es como si hubiera algo distinto, dentro de la fiesta. Celebramos la Fiesta de la Parroquia, la Fiesta del Carmen para que esta diferencia pueda ser percibida por cualquiera. De este modo seremos prójimo de nuestros próximos tan abandonados a su nada. Nosotros somos esa nada, que ha encontrado todo. En comunión, vuestro párroco.

 

NUESTRA SEÑORA DEL CARMEN : 16 de julio

La historia de la Virgen del Carmen nace con el profeta Elías, en el Antiguo Testamento

La advocación del Carmen toma su nombre en alusión al Monte Carmelo.  Sobre sus orígenes, en el Primer Libro de los Reyes, se habla del profeta Elías, de la gran sequía que sufría el país y de los sacrificios ofrecidos en el Monte Carmelo. Fue entonces que Elías prometió a Dios que el rey Ajaab y el pueblo abandonarían al dios Baal para que El terminara con la sequía que asolaba a la región. Después de varias veces que Elías subió al monte, apareció una gran señal :

«Cuando volvió la séptima vez, subía desde el mar una nubecita no más grande que la palma de la mano» (1 Rey 18,44)

A partir de entonces el Monte Carmelo –ubicado al oeste del lago Galileo y cuyo nombre significa jardín- se convirtió en un lugar sagrado, hasta donde llegaron a vivir ermitaños que se dedicaban a rezar y que con el paso de los siglos fueron llamados carmelitas.

Estos hombres que se entregaron a la oración y a la penitencia en el desierto, comenzaron con los años a invocar a María con el nombre de “Santísima Virgen del Monte Carmelo”.

En el siglo XIII, el Patriarca Latino de Jerusalén, delegado papal en Tierra Santa, les pidió a los ermitaños del Monte Carmelo que ordenaran su estilo de vida, lo cual se concretó gracias a los Papas Honorio III e Inocencio IV. De esta manera, nació la orden religiosa de los Padres Carmelitas, que se extendió por el mundo tanto en su rama masculina como femenina.

Posteriormente en el S. XVI Santa Teresa de Jesús, doctora de la Iglesia es la reformadora del Carmelo descalzo reimpulsando la fuerza de su regla original, de oración y clausura. Y es así como se difunde a América.

Respecto del origen del mensaje de la Virgen del Carmen, éste está en Inglaterra. El domingo 16 de julio de 1251, San Simón Stock, Superior General de los Padres Carmelitas del convento de Cambridge, estaba rezando por el destino de su orden, cuando se le apareció la Virgen María.

Estaba Ella vestida de hábito carmelita, llevaba al Niño Jesús en sus brazos y en su mano el Escapulario, que le entrega diciendo: “Recibe hijo mío este Escapulario de tu orden, que será de hoy en adelante señal de mi confraternidad, privilegio para ti y para todos los que lo vistan. Quien muriese con él, no padecerá el fuego eterno. Es una señal de salvación, amparo en los peligros del cuerpo y del alma, alianza de paz y pacto sempiterno ”.

ORACIÓN

Santísima Virgen del Carmen, patrona de la Colonia de Torrelodones,

ante tu imagen se postraron nuestros padres y fueron oídos.

Con la misma fe que ellos nos dejaron

acudimos a ti a suplicarte y a darte gracias.

Desde antiguo ya conoces nuestra Colonia,

has pasado junto a nuestras casas,

conoces cada uno de nuestros nombres.

Con la fe de nuestros antepasados que te amaron

y la sinceridad de los que ahora queremos amarte

te pedimos, Nuestra Señora, que nuevamente

nos bendigas y tengas misericordia de tu pueblo. Amén

 

 

NUESTRA PARROQUIA: Renovados en Cristo por los Sacramentos

†  RESUCITADOS EN CRISTO

Dª Julia Francisca Meléndez Zorita

Dª Pilar Arce Luege

Residentes de nuestra Residencia parroquial Santa María de los Ángeles

Que los familiares y amigos  de estas fieles difuntas encuentren en Cristo el consuelo y la paz.

 

BAUTISMOS

Damos la bienvenida a las niñas María Bostos Guerrero, Elena Ubierme Blázquez, Emily Vazquez Filiz. que por el sacramento del Bautismo se han incorporado a la Santa Madre Iglesia, y pedimos por el crecimiento en la fe de estas nuevas cristianas.